El anillo inteligente que mejor te conoce

Sorry, this entry is only available in “European Spanish” For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Un anillo para conocer nuestros niveles de salud

Hay McGuiffings, (objetos que ayudan a desarrollar la trama de una película), que no pasan desapercibidos aunque no seas experto en cine, el ejemplo más fácil es el anillo del Señor de los Anillos. Toda una saga (desde libros, películas y todo un mundo transmedia a su alrededor), gira en torno a un anillo. Esta joya indestructible es un arma poderosa deseada por todos los pueblos.  Pero… no es el único anillo conocido de la gran pantalla, ¿recuerdas la Linterna Verde y su anillo con poderes extraordinarios?  

Este tipo de joyas también es protagonista de eventos y ceremonias, como bodas y pedidas de mano, o simplemente como un accesorio más en galas y momentos especiales. Ante un complemento tan importante y simbólico,  los wearables no han podido resistirse a la tentación de convertir a los anillos en objetos inteligentes, aunque no son el único complemento aliado de la tecnología. El mercado tecnológico ofrece relojes inteligentes, mascarillas, chaquetas, mochilas, auriculares, ropa e ¡incluso tatuajes! Y no faltan los anillos “con superpoderes” capaces de detectar el Covid-19, entre muchas otras funciones con capacidad de monitorizar la menstruación, la frecuencia cardiaca o la calidad del sueño. Pero, ¿cómo es capaz de hacer todo esto?

El anillo o smartring contiene en su interior 7 sensores de temperatura, LEDs verdes y rojos, un sistema PPG infrarrojos y un sensor de pulso para el oxígeno. Todo esto permite al dispositivo monitorizar nuestra salud, a través de los niveles de sueño, la actividad física el número de pasos dados, el ritmo cardíaco, los kilómetros recorridos y  la calorías quemadas;  además de las habituales notificaciones de correo,  llamadas recibidas o actualizaciones en las redes sociales.

Oura2

Smartrings, ¿qué pueden hacer?

El smartring monitoriza los datos de tu cuerpo y los traslada a la aplicación móvil que va conectada por bluetooth las 24 horas del día, enviando información sobre: 

  • Frecuencia cardíaca en tiempo real.
  • Tiempo restaurativo: el anillo reconoce cuándo nos relajamos con el objetivo de saber si estamos realmente descansando cuando lo necesitamos.
  • Frecuencia cardíaca en el entrenamiento: al hacer ejercicio registrará nuestras pulsaciones, además de la ubicación, la distancia y la recuperación de frecuencia cardíaca. 
  • Monitorización del sueño
  • SpO2: la opción que mide los niveles de oxígeno durante el sueño. 
  • Temperatura corporal: gracias a los siete sensores de temperatura, el anillo es capaz de “leer nuestra temperatura minuto a minuto”, algo que, según Oura, nos puede ayudar a estar “atentos a las señales que indican que podríamos estar enfermos”.
  • Predicción del periodo: según Oura, el anillo “predice con exactitud la próxima menstruación con 30 días de antelación y avisa seis días antes de que comience”. Para ello, entre otras cosas, analiza las variaciones de la temperatura corporal.

Características técnicas de los smartrings

El material con el que está fabricado el anillo es el titanio con una cubierta de PVD, además el wearable es resistente al agua hasta una profundidad máxima de 100m. Tiene un grosor de 2,55 milímetros (como una alianza de recién casados) y su peso es de entre los cuatro y seis gramos, dependiendo de la talla.

Funciona con baterías recargables y cuenta con una autonomía de entre 4 a 7 días, estas una carga del 100% en tan solo 60 minutos. La app a la que va conectado se llama OTA y no precisa de internet para funcionar, de hecho admite el modo avión. 

El anillo de los famosos

Los smartrings han tenido una gran acogida. Tanto es así que hemos podido ver como famosos de la talla de Will Smith, Larry Page (cofundador de Google), varios integrantes de la selección argentina de básquet (como Shaquille O’Neal) o Manu Ginóbili lo lucen en sus dedos como un complemento más. Se trata de un wearable de gama alta, bastante exclusivo y que ahora se ha renovado con una tercera generación llena de novedades.

El jugador de baloncesto argentino, Facundo Campazzo, con el anillo Oura, un accesorio que algunos integrantes del seleccionado nacional comenzó a utilizar por recomendación de Manu Ginóbili.