¿Para qué se pueden utilizar los wearables? Parte II

Aquí os traemos la segunda parte de los diferentes usos que tienen los wearables aplicados a salud, industria y seguridad.

Salud

Los dispositivos wearables relacionados con la salud son los más punteros y que más actualizaciones tienen, tienen un gran potencial más allá de los activity trackers. Así, dan solución a una gran cantidad de problemas, desde lentillas para controlar la diabetes, bombas de insulina, sistemas de diagnóstico en casa o chalecos para reanimación. Estos dispositivos no sólo ayudan al personal médico, sino que también permiten a los pacientes llevar un mejor control y calidad de vida, ofreciendo información continua de sus constantes y diferentes estados.

Los tipos de dispositivos se está utilizando en este sector son:

  • Monitores de salud: controlan datos fisiológicos de los pacientes, facilitando intervenciones.
  • Monitores de seguridad: permiten detectar caídas, ataques epilépticos y ataques cardíacos, mandando señales de alarma a cuidadores y equipos de emergencia.
  • Sistemas de rehabilitación: sistemas con realidad aumentada o virtual, que facilitan la rehabilitación en el hogar para fisioterapia, pacientes con enfermedades del corazón y personas mayores.
  • Monitores de eficacia de tratamiento: se trata de sistemas que monitorizan la eficacia de los tratamientos y los resultados de los ensayos clínicos para evaluarlos mejor. De modo que se pueda rastrear los cambios fisiológicos de las afecciones crónicas, así como el progreso de los tratamientos de forma continua.
  • Monitores de detección temprana: se utilizan para la detección temprana de síntomas y cambios adversos en el estado de salud del paciente, facilitando intervenciones médicas oportunas.

¿Qué es lo que pueden medir estos dispositivos? Entre otras cosas:

  • Zancadas, distancia, pasos, cadencia, velocidad, intensidad de la actividad, calorías quemadas.
  • Frecuencia cardíaca y respiratoria, temperatura y humedad de la piel.
  • Calidad y patrones del sueño.
  • Ondas cerebrales para controlar dispositivos.
  • Exposición solar (UV).

Algunos de estos aparatos permiten controlar variables durante largos periodos de tiempo y guardar en todo momento los datos relativos al paciente y sus síntomas, de modo que se pueda detectar mucho antes posibles enfermedades o problemas médicos.

La ventaja fundamental es que el propio paciente y el personal tendrán control mayor sobre los síntomas y la enfermedad. Además, permitirá a los investigadores disponer de una gran cantidad de datos para trabajar y mejorar la investigación.

Todo esto permitirá reducir los costes finales de tratamiento, ya que se contará con nuevos sistemas de medición y control de enfermedades.

Industrial

Desde cascos a exoesqueletos para trabajar, el mundo de los wearables aplicado a la industria tiene el fin de mejorar, facilitar y optimizar el trabajo que se realiza en ésta. Estos dispositivos pueden usarse tanto en almacenes, en plantas de producción o en el campo.

Por un lado, ofrecen información y ayuda al trabajador para encontrar errores, mejorar el rendimiento y, en definitiva, la productividad. Por otro, refuerzan la seguridad del trabajador frente a los dispositivos tradicionales (más ligeros, robustos, protectores, optimizados, resistentes a químicos, etc.).

Todo ello permite mejorar el mantenimiento, la calidad, las inspecciones, el seguimiento de actividades, la colaboración entre trabajadores/equipos de trabajo (por ejemplo, a través de reuniones remotas), la recepción de instrucciones y documentación sin manos, etc.

Los tipos de dispositivos más habituales aplicados a la industria suelen ser:

  • Gafas para la lectura de códigos de barra, identificación de errores en acabados industriales, seguimiento biométrico para resolver errores de escapes, problemas físicos en estructuras, etc.
  • Sistemas de seguimiento mediante cámara que permitan controlar los movimientos de un usuario (por ejemplo, un cirujano)
  • Ordenadores de muñeca, para control de existencias, recepción de información en lugares pequeños, etc.

Seguridad

Éste es el sector que más inversión realiza en la incorporación de sistemas de tecnología wearable. En general, los dispositivos se desarrollan para el campo militar y después son llevados a otros campos como el médico, como es el caso del chaleco de reanimación, creado para los soldados en combate de modo que, en caso de que entrasen en parada cardíaca, pudieran recibir descargas de reanimación mientras llega la asistencia médica.

Las características de los dispositivos militares es que siempre tratan de ser de tamaño reducido, son una combinación de todas las áreas anteriores, y no suelen conocerse los avances inmediatamente por motivos de seguridad.

Respecto a sus usos, la tecnología wearable, aprovechando la realidad aumentada, podría suponer un cambio en el modo de realizar el seguimiento y control de la seguridad colectiva. Por ejemplo, utilizando gafas inteligentes con realidad aumentada, se podría mantener un mayor control por parte de los cuerpos de seguridad, de modo que se tenga información de sospechosos en el momento. De hecho, ya se está aplicando en China.

Otras aplicaciones tendrían que ver con la mejora capacidades. Un ejemplo de ello son los sistemas para mejora de puntería que detectan condiciones climáticas para calcular la ruta de vuelo óptima para una bala de modo que los soldados puedan apuntar mejor y acierten más.

También permiten la monitorización del estado físico controlando las condiciones físicas como los signos vitales (temperatura corporal, frecuencia cardíaca y respiratoria, tensión arterial) así como posibles lesiones, para lo que se usan sensores en diferentes puntos del cuerpo del soldado.

En cuanto a la comunicación en humanos y animales, los wearables puede ayudar no sólo a los soldados, sino también a los animales que conforman cuerpos de seguridad (perros, caballos…). Controlando su salud, o posición, y mejorando la comunicación entre humanos y animales. Del mismo modo, nuevos sistemas de comunicación pueden ayudar a equipos de trabajo en el campo, enviando alertas entre miembros sin necesidad de comunicación verbal, incorporando sensores específicos de bomba, o transmitiendo información de modo remoto a bases.

En el control del posicionamiento, estos dispositivos ofrecen una mejor visión y control del terreno mediante asistencia (reconocimiento, información en tiempo real, condiciones climáticas, concentración, imágenes satélite, etc.) en localizaciones o situaciones difíciles (montaña, nieve, desierto…) para localizar y tener mejor control en el terreno de personas realizando tareas o actividades.