La historia del hombre que detectó el Covid-19 gracias a su anillo inteligente

Category:

Sorry, this entry is only available in “European Spanish” For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

El seguimiento y control de nuestra salud a través de los wearables nos ayuda a detectar enfermedades y problemas de salud

Es innegable el papel de la tecnología como compañera de batalla para hacer frente a la pandemia del S XXI: el Covid-19. Y es que, gracias a la monitorización de muchos aspectos de nuestra vida, podemos tener un conocimiento mucho más profundo sobre nuestro entorno y sobre nosotros mismos; y lo que es ahora más importante, sobre nuestro estado físico y nuestra salud. Hablar de tecnología y salud es hablar de wearables en todo su amplio abanico de posibilidades.

En el caso del coronavirus, el desarrollo de dispositivos portátiles han ayudado a detectar posibles contagios gracias, por ejemplo, a los cascos inteligentes utilizados por la guardia urbana de China, capaces de tomar la temperatura a más de 200 personas en menos de un minuto. O la pulsera inteligente que avisa al usuario cada vez que detecta que este tiene intención de tocarse la cara. Asimismo, los wearables de uso común como los relojes inteligentes, también pueden ayudar a detectar anomalías en nuestros niveles de salud con el fin de prevenir enfermedades, como por ejemplo, el coronavirus.

Hoy os traemos la asombrosa historia de Petri Hollmén, un empresario finlandés que, sin manifestar ningún síntoma, detectó que tenía el Covid-19

Como cada mañana Hollmén verificó los datos de su anillo inteligente Oura Smart Ring:

“cuando me desperté me sentí bastante normal. Sin embargo, mi aplicación de Oura me dio una puntuación de preparación baja: 54. Por lo general suele estar ente 80 y 90. Comprobé en los mismos datos de la aplicación mi temperatura, que estaba 1ºC por encima de la media registrada diariamente.”

Esto ocurría el 12 de marzo, así que Petri, teniendo en cuenta la incipiente propagación del coronavirus en el mundo, ató hilos. Recientemente había estado en un viaje de negocios por áreas levemente afectadas de Europa Central. Decidió ponerse en contacto con el centro sanitario y esta misma tarde fue diagnosticado con Covid-19.

El wearable Oura Ring es un anillo inteligente que monitoriza el pulso, movimiento y temperatura del cuerpo proporcionando al usuario una visión holística sobre el estado de salud en el que se encuentra. Además analiza la calidad del sueño en cada una de sus fases y da información sobre cómo de preparado está el cuerpo para enfrentar las tareas diarias; gracias a su sistema de inteligencia artificial que analiza datos sobre los niveles de sueño, actividad y recuperación.

No obstante, disponer de un dispositivo portátil y consultarlo de vez en cuando no es suficiente para la prevención de enfermedades. Tal y como declara Petri Hollmén, el seguimiento diario e ininterrumpido de sus datos biométricos durante largos periodos de tiempo, así como la capacidad de interpretarlos, es lo que le permitió reconocer las anomalías producidas por su cuerpo a causa del virus.

Doctores y profesionales del Centro Médio UCSF de San Francisco junto con el Hospital General Zuckerberg están utilizando esta tecnología para controlar posibles casos de infección; a través del control de la temperatura corporal y la frecuencia cardiaca.