Un váter inteligente que ayuda a prevenir enfermedades intestinales

Sorry, this entry is only available in “European Spanish” For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

El retrete desarrollado por la Universidad de Duke analiza los desechos y detecta los posibles problemas de salud

Durante los tres meses de cuarentena el hogar pasó a ser el espacio en el que pasamos la mayor parte nuestro tiempo. Nuestras casas se convirtieron en lugar de juegos, estudios, trabajo, gimnasio y todo lo que podíamos imaginar.  

Durante este tiempo se puso de manifiesto la necesidad de convertir la casa en un espacio inteligente que mejore nuestra calidad de vida. Un hogar inteligente, es aquel que “cuenta con dispositivos y servicios de última generación, conectados, que simplifican las tareas del hogar y te permiten optimizar y agilizar ciertos procesos.” 

Dentro de estos espacios, los wearables se presenta como el producto estrella porque se adaptan perfectamente a las necesidades de los inquilinos. Los wearables están diseñados para todas las edades, desde juguetes para niños hasta pijamas para personas de la tercera edad conectados con el hogar,   o incluso para adolescentes y adultos quienes apuestan por las camas inteligentes para dormir como bebes. Los dispositivos inteligentes te cuidan, monitorizando tu salud desde casa.

Debido a la cantidad de tiempo que pasamos en casa y gracias al avance de la telemedicina, los investigadores trabajan para dar soluciones cómodas y accesibles para enfermedades como el Covid-19, la diabetes, los problemas respiratorios, la presión arterial  o las gastrointestinales. 

Dispositivos inteligentes, aliados en la lucha contra los problemas digestivos

Las enfermedades digestivas o gastrointestinales, son aquellas que dañan el sistema digestivo, es decir, aquellos problemas de salud que afectan al esófago, el estómago, el intestino delgado, el intestino grueso y el colón. 

Las afecciones gastrointestinales afectan tanto a mayores como niños, pero gracias a la tecnología, la solución la tenemos en casa, concretamente en el váter inteligente que detecta enfermedades intestinales a través del análisis de las heces.

El inodoro que monitoriza la salud digestiva a través de los excrementos 

Científicos y científicas de la Universidad de Duke (Estados Unidos), están desarrollando un dispositivo inteligente, al que han bautizado como ‘Duke Smart Toilet Lab‘. Este objeto puede incorporarse en cualquier váter y analizar los excrementos de las personas con el objetivo de detectar y tratar problemas de salud. 

El inodoro inteligente proporciona información a los profesionales de la salud y mejora el tratamiento médico de los pacientes que tiene el síndrome del intestino irritable o la enfermedad inflamatoria intestinal. 

Sin este dispositivo, la información sobre las heces puede resultar confusa y poco confiable, puesto que, normalmente, los pacientes no recuerdan cómo se ven sus heces o la frecuencia a la que van al baño. 

El dispositivo inteligente acabará con este problema: la tecnología del váter inteligente permitirá recopilar la información a largo plazo necesaria para realizar un diagnóstico más preciso y oportuno de los problemas gastrointestinales crónicos“, reconoce Deborah Fisher, una de las principales autoras del estudio y profesora de medicina en la Universidad de Duke.

El estudio universitario se enfoca en la configuración de una tecnología que recoge y analiza, tanto las heces como la orina. Además de esta recogida, también efectúa una evaluación intestinal y aporta soluciones para mejorar la salud de los usuarios. 

Un váter inteligente que detecta y trata problemas de salud. Universidad de Duke
Un váter inteligente que detecta y trata problemas de salud. Universidad de Duke

¿Cómo se usa?

El dispositivo con inteligencia artificial se instala en las cañerías de los inodoros, una vez colocado, cuando la persona va al baño, el váter hace una foto a los excrementos. 

Esta información y junto a otros datos, son recogidos y enviados a los profesionales de la salud para una mayor comprensión del problema. Entre los resultados obtenidos se encuentran la calidad de las heces (si son normales, estreñidas o sueltas) y si existe la presencia de sangre. Estos datos permitirán diagnosticar de forma ágil al paciente y brindarle el tratamiento más adecuado.

Análisis de fotos con inteligencia artificial

Para desarrollar la herramienta, el equipo de investigación analizó un total de 3.328 fotografías de heces, que provenían de los propios participantes de la investigación, además muchas otras que encontraron en Internet. Posteriormente, estas imágenes fueron revisadas por los gastroenterólogos de acuerdo con la escala de Bristol, organización clínica especializada en la clasificación de los excrementos.

La escala de heces de Bristol.Cabot Health, Bristol Stool Chart
La escala de heces de Bristol.Cabot Health, Bristol Stool Chart

Los desarrolladores del váter inteligente, aseguran que con el uso de una red neuronal convolucional, un tipo de algoritmo especializado, las imágenes pueden ser analizadas y lograr así que el dispositivo clasifique con precisión la forma de las heces el 84,1% de las ocasiones. A la vez que detectar la sangre bruta el 76,5% de las veces.

Un prototipo en construcción

El inodoro inteligente ha sido, durante los últimos años,  una de las prioridades para los científicos, entre sus objetivos están perfeccionar el contenido de las muestras, y la comprensión de las bacterias que habitan en el interior del intestino. 

Sonia Grego es la investigadora principal del estudio además de ser la directora y fundadora del ‘Duke Smart Toilet Lab’. 

“Con el váter inteligente se podría diagnosticar un brote de una enfermedad inflamatoria intestinal. Esto podría ser realmente útil para los pacientes que viven en centros de atención a largo plazo y  que no puede informar de sus condiciones, podría ayudar a mejorar el diagnóstico inicial de las patologías agudas.”

Actualmente, el inodoro inteligente es solo un prototipo, pese a tener “una viabilidad prometedora”.

Así es el ciclo del váter inteligente. Universidad de Duke
Así es el ciclo del váter inteligente. Universidad de Duke