Wereables para la vista: realidad virtual y realidad aumentada

Sorry, this entry is only available in “European Spanish” For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Los wearables, piezas clave en el desarrollo de la realidad virtual y la realidad aumentada

El desarrollo y la mediación tecnológica han revolucionado la forma en la que nos relacionamos con el entorno, permitiendo superar los límites de la percepción física, y dando como resultado una experiencia de usuario más interactiva, dinámica y completa. Imagina poder cambiar de canción con solo pestañear o interactuar con una araña gigante…bueno la araña mejor que se quede en el capítulo del Black Mirror (segundo capítulo de la tercera temporada).

Más allá de la ficción, el contexto tecnológico actual permite entrar literalmente en mundos fantásticos e interactuar con ellos así como diseñar una casa a través de una proyección en 3D. Estamos hablando de realidad virtual y realidad aumentada.

Estas dos formas de experimentar e interactuar con el entorno nacen, en gran medida, de la fórmula que combina percepción visual y dispositivos portátiles. Los wearables tienen un papel fundamental en el desarrollo de las nuevas modalidades de percepción e interacción con el entorno.

Realidad virtual

La realidad virtual es aquella que ofrece al usurario una experiencia de inmersión en un mundo ficticio creado de manera digital. Para llevar a cabo la experiencia es necesario el uso de dispositivos portátiles como gafas, auriculares y otros elementos como controladores para las manos. Estos wearables tienen la función de proyectar el mundo virtual y detectar, a su vez, los movimientos del individuo.

Actualmente, la realidad virtual encuentra su aplicación principal en el sector del ocio y los videojuegos. Aunque este mercado ofrece una gran variedad de accesorios con los que disfrutar, la marca Oculus es quien lidera el mercado: “Sin ordenadores, sin cables, sin límites”. Este sistema de juego ocupa el segundo puesto de nuestro ranking de los mejores wearables del 2019.

Realidad aumentada

La realidad aumentada es aquella que añade capas de información virtual a la realidad física; es decir, a diferencia de la realidad virtual, esta sí que utiliza el mundo físico como un elemento más de la experiencia. El objetivo de la realidad aumentada no es crear una sensación de aislamiento e inmersión, sino mejorar la realidad facilitando el acceso a la información y ofreciendo nuevas oportunidades.

La vista es el sentido principal por el cual se experimenta la realidad aumentada. Para llevar más allá los límites de nuestra percepción es necesario el uso de wearables, aquí os dejamos algunos ejemplos.

1. Mira Prism

Estas económicas gafas de realidad aumentada reflejan la pantalla del teléfono móvil en la superficie transparente. Actualmente suele utilizarse para ámbitos laborales, mejorando la productividad y coordinación entre equipos, ya que las gafas permiten interactuar con los hologramas a través de gestos, movimientos de cabeza y órdenes de voz.

2. Google Glass Enterprise Edition 2

Después del fracaso de las Google Glass presentadas en 2017, tres años después la compañía presenta este nuevo modelo destinado a los sectores empresariales e industriales donde, valga la redundancia, la realidad aumentada es ya una realidad.

3. Form Swim Goggles

Las gafas de natación del futuro. Este dispositivo portátil hecho específicamente para nadadores permite conocer en tiempo real diferentes aspectos respecto al tiempo que dura el entrenamiento, así como la frecuencia de las brazadas, el ritmo, la distancia recorrida, las calorías quemadas y la frecuencia cardíaca.

4. Lentillas inteligentes de realidad aumentada

Actualmente existen alrededor de once organizaciones, entre empresas e instituciones académicas, que trabajan en la investigación y el desarrollo de lo último en realidad aumentada: las lentillas autónomas e inteligentes.

Estos wearables todavía en fase primitiva de desarrollo están pensados para ser colocados en el ojo, de modo que mejoren la detención de problemas de salud como la hipermetropía, la diabetes y el glaucoma; o mejorar la visión humana aumentando la capacidad de visión nocturna o la posibilidad de ampliar objetos de la realidad.